sábado, 23 de marzo de 2013

COMIDA PARA ANIMALES



COMIDA PARA ANIMALES


Y no vendrá una peste negra que fulmine a estos blanquitos de mierda.
Que blanquitos serán por fuera pero el corazón lo tienen bien negro.
O negro pez, pues en este negro no puede haber bien.
Es el negro de quien por dentro se va pudriendo.

Y aquí nada tienen los negros que ver,
mejor para ellos ni ver,
pero negros son esos blancos por dentro.
Y por fuera con sus palabras hechas de aliento contagian.
Que el mal tan difícil se frena como fácil se extiende y propaga.

Y no vendrá una peste negra que los mate a todos
por encima del que tiene diez años:
con alguno hay tiempo de poder arreglarlo.
De licuar la roña con que lo han educado.
No educado: mal criado.

Que para el mal se nace pero algunos también se lo hacen.
Y con el que arreglo no tenga haremos con él comida.
Comida para los cerdos.
Con berzas y patatas se lo comerán corriendo,
pues enseguida entienden los cerdos,
que no hay peor cerdo que el blanquito con el corazón

todo negro.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

PARÁFRASIS



PARÁFRASIS


Se nos empolvaron los recuerdos de tanto olvidarnos,
de ellos que éramos nosotros.
De no querer ser más lo que fuimos.
De renegar de haber sido.
Como si la vida anterior hubiera sido toda un error.
Un castigo.

De tanto romper viejas fotos no queda un solo registro
que pruebe dónde estuvimos, con quién, cómo vivimos.
Que conjeture cómo pudo, tal vez,
haber sido.
Cómo explicar, y a quién y para qué,
lo ocurrido.
Si ya a nosotros no importa, cómo va a interesar al resto.

Y nos barrerá el tiempo y nos quitará de en medio y nos enterrará el olvido.

Y nunca jamás seremos
lo que no pudimos.



© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

miércoles, 20 de marzo de 2013

REFRÁN EMPÍRICO



REFRÁN EMPÍRICO


Y dices tú que nada tendría que ver el tocino con la velocidad.

Y digo yo que algo así:
pues si con tocino te untas el culo
y por la rampa que de la iglesia arranca te lanzas
verás cómo bajas.
A toda velocidad.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

SANTA RITA, RITA



SANTA RITA, RITA.


De los amigos que decías tenías hoy no te queda ninguno.
Será que no lo decías en serio será que no los tenías será que no eran amigos.
O amigos sí entre ellos nunca tuyos.

Ibas de fiesta en fiesta de sarao en sarao de tablao en tablao.
Batiendo palmas y ayuditas
Zapateando la tabla y los amigos
Debiendo favores y dinero
Haciéndote pasar por importante, disimulando tus miserias,
y egoísmos, malamente.

Dando palabra de viento
Sacando excusas del aire
Firmando papeles mojados.
Ganando una pizca de aquí una de allá.
Utilizando un poco a éste otro a ése algo más a aquellas.
Que por ser mujeres ya las miras mal y todas te parecen tontas.

Ay personajillo de cuento,
de cuenta cuentos historietas y chistes.
De farándula homenaje inauguración y concierto.
Foto de prensa y teatro.
Actor secundario con los peores papeles:
ya sabes, los papeles mojados.

Atrás vas dejando un reguero de cadáveres.
Que no te olvidan, que no te abandonan.
Que hoy te persiguen reclamando lo suyo:

Tus favores. Que quieres olvidarte de todos,
pero no, ya ves que no puedes.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

DECONSTRUCCIÓN



DECONSTRUCCIÓN


Desde las alcantarillas de la cicateería y la tiña,
quise decir envidia pero es aquella que todo lo tiñe y me confunde,
lanzarán una campaña de desprestigio y derrumbe
contra todo no miembro del grupo.

Que separados se han los que no confiesan el credo.
Apartados les han quienes se creen los dueños
de esta cloaca entre los estercoleros del mundo.

De mentir no se cansarán ni de escupir ni falsear documentos ni hechos.
Es la impunidad del sistema lo que les da la confianza,
que no en sí mismos,
sí en la confusión y tergiversación de pequeños sucesos
hasta hacer de ellos grandes acontecimientos.

Que la repulsa ciudadana no basta para arrojarlos del nido,
todos lo sabemos.
Que el nido de aves de rapiña está infestado de parásitos y cubierto de heces,
es cierto.
Que si no volamos la roca y la montaña donde se esconden estos pájaros,
de chismorreo calumnia mentira y atraco,
no acabaremos con ellos para reconstruirlo todo,
también.

Pasa el mensaje corre la voz y las calles haz las llamadas.
Pega los gritos y puertas ocupa la plaza llénala de pancartas.
Ataca el puto poder de una vez qué estás esperando
Desgraciado cuitado y cobarde de mierda.

Hoy, no mañana, hoy
es un buen día para desmontarlo todo.
Ya se verá si vale la pena volver a empezar.



© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

domingo, 17 de marzo de 2013

COSTE/BENEFICIO



COSTE/BENEFICIO


Se nos rasgaron los ojos de tanto comprar en los chinos.
Basura amarilla.
Y blanca. Y azul. Y por qué no, Roja.
Como roja era la sangre que por las venas del orgullo circulaba,
hasta que el corte brutal y doloroso de una realidad
que no esperábamos
nos ha traído un nuevo desorden mundial.

Tampoco esperábamos ser desangrados como los cerdos en los pueblos.
Y aquí estamos: sin gota de esperanza, tal vez ni de vida.

Del falso combate entre comunismo y capitalismo,
ha vencido por KO el mismo ganador: el Bien.
Siempre el Bien para unos pocos elegidos,
a cambio del amplio Mal para todos los demás. Salvo excluidos.
Para ellos, también siempre, queda algo aún peor.

Hoy el fantasma embalsamado de Mao
se pasea sonriente y más fuerte que nunca Por Bruselas.
Y Fráncfort. Y Londres. Y París. Y.
Por los casinos de la bolsa donde los tiburones se comieron a sus hijos
en lo que fue el mar muerto del dinero:
evaporado como Aral.
El comunismo capitalista venció al capitalismo liberal.
Se embolsó en comisiones millones de fortunas,
y la libertad de todos los que un día creyeron que eran libres.

La élite de excombatientes rusos en la sombra de otro comunismo clandestino
se alza poderosa y orgullosa.
Con ojos de diamante y mostrando todos sus dientes de oro
sonríe a los bolcheviques descastados: sin dientes y con ojos como platos.

Unos y otros compraban deuda y pagarés.
Hoy se adjudican países que afirmaban ser territorio soberano.
Se les fue la mano concediéndose la libertad de gobernar por los demás:
el pueblo que hoy paga sus excesos con la pérdida total de libertad.

Ya no dejan cartas de amor en tu buzón. Ni de amistad.
Ni siquiera invitaciones de asistencia en calidad de público distinguido.
Ya no te dejan buenas noticias ni catálogos de publicidad
para salivar haciéndote ilusiones:
la felicidad del comprador es la salud de todo un sistema
engordando con un consumo en constante crecimiento.
Si compras habrá Paz Amor Prosperidad.

La repentina austeridad del consumista es la mecha que encendió
el barril de pólvora que reventó el polvorín:
voló como nunca el sueño capitalista.

Se nos rasgaron los ojos. Y la carne,
y todo el invento que teníamos montado,
con la pólvora.
Que inventaron los chinos.
Los del comunismo salvaje.
Con la mano de obra barata de su pueblo de desclasados,
trabajando por nada en los talleres de falsificaciones.
En las fábricas con inversión extranjera,
sin horarios ni derechos ni respeto. Casi sin sueldo.

Y la búsqueda del mayor beneficio ha resultado en el mayor sacrificio.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

jueves, 14 de marzo de 2013

RE-TOUR




RE-TOUR


El caballero que previo pago del local vino a declamar sus poemas
no era sino otro poeta de mierda refugiado de sus tormentos
entre cadenas rotas de versos
mal intencionados.

Profesor de matemáticas durante casi tres décadas
una reducción de plantilla lo dejó en la antesala de los muertos.
Harto de luchar con los números,
vencido por la infinitud de las cifras,
se pasó a doblegar a las letras:
al menos éstas tienen un límite –se dijo el día anterior al gran salto.

Trabajador cansado y poco dado al esfuerzo
no terminó el primer capítulo de la novela en que contaría su vida.
Y eso que estirándose mucho y mintiendo bastante,
difícilmente completaría un tercero y final.

La dejó en un relato corto:
sin interés ni gancho ni trama ni historia ni epílogo.
Sus circunstancias y él, eran así.
Troceando los párrafos y deconstruyendo las frases
creyó ver unos versos donde no había más que otro texto inconexo.

Le cogió el gusto al mínimo esfuerzo:
escribió un poemario de retales zurcidos hilvanados y empalmes.
Con malos modales se financió la primera edición.
Con el dinero de antiguos amigos pagó la distribución y sus viajes.

Hoy ronda de ciudad en ciudad, y de local en local,
durmiendo a propios y extraños.
Nadie se atreve a decirle que aburre,
que habilidad no tiene e interés no suscita.
Que él es sólo otro poeta de mierda.

P.D.
Alguno de esos antiguos amigos,
pues entre poemas y deudas ya no le queda ninguno,
ha sugerido que si bien nunca será un verdadero poeta,
por  mentiroso y por malo,
al menos sea un poeta valiente.
Y que eso de haberse “tirado a la carretera”,
sea literal.




© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

miércoles, 13 de marzo de 2013

BOTANTES



BOTANTES


Y el paleto del pueblo llegó a presidente.
Bien es cierto que en aquel pueblo no había otra cosa,
por lo que uno u otro debía alcanzar tan discutible mención.
En este caso fue él.

Sin más estudios que el catecismo y la guía comarcal
de pueblos abandonados.
De la que era un gran conocedor por su propia experiencia empírica:
vivió como niño abandonado en la mitad de ellos.

Aupado con el voto botante de centenares de miles
de indecisos cobardes sumisos
derrotó al adversario por tres papeles a uno.
Prueba concluyente que aquel era un país de pueblos
la mitad abandonados la otra mitad catetos.

Observadores internacionales aún se preguntan
cómo fue que de los pueblos vacíos
el paleto consiguió el cien por cien de los votos.

Unos afirman que fue el voto botante
otros el espíritu santo.
Alguno con ideas más esotéricas:
el voto fantasma de los fantasmas que aún moran esos pueblos vacíos.

Sea como fuere, el tarugo más grande de todos los lerdos del reino,
es hoy presidente.
Y rey. Y alteza, monarca o dios, según pasan los días y el tiempo.

En la próxima cumbre de los poderosos del mundo
mandatarios de países con los mejores índices académicos
han propuesto que el cateto sea apartado del grupo.

Temen que les desplace del puesto.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

TEORÍA DE CUERDAS




TEORÍA DE CUERDAS


En la cuerda floja del destino estamos.
De la soga recia de la horca, del destino,
tarde o temprano todos colgamos.

Si al cadalso decisivo aún no has subido.
Si en la plaza pública eras de los que al reo tiraban piedras y escupitajos.
El primero en gritar ¡Que lo quemen que lo ahorquen es culpable!,
al condenado.
Estira bien el cuello y hazte un sitio.

Que el cáñamo trenzado no te atrape la camisa,
pues ya que vas a ser el próximo ahorcado,
concluye al menos siendo un muerto presentable.

Que el dolor será grande pero más si se mofan los demás,
por finar tu día grande lengua afuera y desvestido.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

CONFESIONES



CONFESIONES


Hubo un tiempo en que para tus dilemas demandabas asistencia
espiritual.
El cura del pueblo conocía además de tus pecados, algo peor:
tus secretos.
Chantajeado eras por el espíritu santo con la excomunión.
Perdiste la fe en un revés inaceptable de la vida.
Tanto rezo para tan poco bien, no valía la pena.

Con el tiempo y la economía sumergida afloraron tus dudas,
y pesares y cargas y depresiones,
en la noble consulta del psiquiatra.
Algo de psicoterapia y mucha serotonina,
aflojaron un poco las angustias, que no las preguntas.

Todo iba según lo imprevisto hasta que una inversión piramidal,
mal calculada,
te ha puesto al borde del naufragio.
Llámalo abismo si prefieres o a los pies de los caballos,
si te va lo épico.

Hoy lloras y te arrodillas y te confiesas y juras y prometes,
y suplicas humillado como nunca
en el innoble despacho del director de esa sucursal de confianza
amiga de toda la vida queremos ser tu banco.

Quiere ese mediocre empleado con aires de importancia
que a cuatro patas tú seas el banco:
para sentarse él y lo que fuera menester.
Según el gusto los caprichos o los vicios del amo.

De todos los secretos confesados a lo largo de una vida de sobresaltos
los que destapan el colapso final de tus finanzas, cómo adivinar,

que iban a ser los más amargos.




© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

domingo, 10 de marzo de 2013

NO, NO PASARÁN



NO, NO PASARÁN


Y no pasará un día sin que me acuerde de ti.
Y no pasará un día sin saber que en tu recuerdo, de mí,
sólo hay resentimiento y desprecio.
Y no pasará sino lo peor
de todo aquello que nunca imaginamos que pasara.

Y no, nada de lo que pasó ni pasará,
será en vano.
Queda por saber,
si nos servirá de algo.



© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

MAUSOLEO



MAUSOLEO


Ahora que el noble arte del embalsamamiento
vuelve a ponerse de moda,
para que los esbirros de los déspotas
la tribu de empresarios arribistas
y la muchedumbre de paletos hoy descarriados
lloren a su ídolo embaucador de masas
e icono rentable de medios,
quiero yo proponer una infame idea.

Para esta tierra nuestra que quizás en un tiempo
fue grande una y libre,
pero ahora son varias pequeñas y pobres.

Sabemos hoy por los medios,
afines y al poder no afines,
de los honorables gobernantes que nuestro sacrificio exigen
que en lejana época a la Caja metieron mano.
Tal vez por ser chica guapa coqueta y facilona.
Tal vez porque la forzaron como se fuerzan las cajas:
con premeditación y experiencia
en el otro noble oficio del asalto y reparto.

Por ello en mi burda idea propongo hacer una colecta,
por cajas y puertas y Cajas,
que financie unos muñecos de cera.
Sí, de esos que nos gobiernan y gobernaron y trincan y nos trincaron
y a la Caja metieron mano.
Es más barato que embalsamarlos y no hay que esperar a que mueran.

Con ellos montaremos una falla que en la Avenida Roncesvalles
ha de ser colocada.
Delante detrás del monumento al encierro, está por determinar:
delante para ser corneados. Detrás por ser tramposos cobardes.

Así, tendremos siempre fresca la memoria
de quiénes nos asaltaron. En forma de comisiones.
Que serán legales o ilegales
según el enfoque adecuado.

La falla será indultada y no arderá de momento
que la memoria es olvidadiza y la voluntad del pueblo
muy débil. Tanto que casi no tiene.
Lo será porque en las próximas elecciones
antes de visitar las urnas
mirando esas jetas de cera

sepamos a quién no votamos.


© CHRISTOPHE CARO ALCALDE

LUCHA DE CLASES



LUCHA DE CLASES


Querido estúpidos que al adoctrinamiento seguís
y tras las huellas de sus huidizos pasos
caminan fieles los pies.
Sin perder el rumbo ni del camino apartarse,
que no hay peor destino que el del carnero solitario perdido.

Que obedecéis mansamente, y sin rechistar al déspota agasajáis.
Si menester fuera por su vida la vuestra
con el orgullo del necio entregáis.

No tendréis en vuestra cobardía un momento de alivio:
el miedo os hace reos y porque no os deja vivir
sin mataros os mata.
Trabajaréis sin descanso por el bienestar del tirano.
Combatiréis sin fatiga en su defensa del trono.

Queridos estúpidos y cobardes y malditos imbéciles.
Ignorantes vasallos primeros voluntarios.
Al poder le rendís homenaje y regaláis vuestra sangre.
Al hermano rebelde insultáis;
detenéis torturáis y matáis. En el nombre de la paz y la seguridad,
de ese que dice ser el estado.

Llegará el día que para otro caudillo un suicida asesine
a vuestro tirano.
Correréis entonces la misma suerte de los que ayer
fueron los adversarios.
Correrá vuestra sangre por cunetas y arroyos.
Os ajustarán las cuentas
los recaudadores de impuestos que se cobran en vidas.

Y entonces, quizás entonces,
descubriréis la verdad de que todo es,
era, es y será,

una obscena mentira.



© CHRISTOPHE CARO ALCALDE